Numerosos son los métodos utilizados para estabilizar el jugo de Aloe Vera: la exposición a radiación UV, la pasteurización, la deshidratación del gel en caliente, etc. que pero no garantizan la conservación de las propiedades naturales del jugo así tratado, pues las vitaminas, enzimas y otros componentes esenciales del mismo se destruyen por acción del calor.
El procedimiento de conservación y estabilización más eficaz, consiste en estabilizarlo en frío en presencia de Vitamina C (Acido Ascórbico) y Vitamina E (Tocoferoles), ambas ANTIOXIDANTES NATURALES, que permiten conservar en su totalidad las propiedades farmacológicas y terapéuticas del Aloe Vera.