3. Hipótesis

Conociendo todos los componentes químicos del Aloe suponemos que podemos obtener de ella una infinidad de productos que beneficien el buen estado físico de las personas.
Esperamos poder realizar productos como: bronceador, bloqueador, jabón, tintura de Aloe Vera. Así como poder utilizar para el mantenimiento de la salud las partes crudas del Aloe Vera como: el gel, y la cáscara.

Procedimiento
Para poder preparar los productos que queremos obtener tenemos que tomar en cuenta qué otras sustancias nos servirán para poder llevar a cabo nuestro objetivo.
Así para preparar el jabón tomaremos en cuenta algunos productos como:

* Glicerina: para darle mayor firmeza a la mezcla.
* Miel: porque contiene vitamina E y esto aumentará los buenos resultados del jabón sobre la piel.

Estas son las sustancias más sobresalientes que nos ayudarán a preparar nuestro jabón casero.
Para preparar un bronceador utilizaremos:

* Gel de sábila: porque ayuda a prevenir las quemaduras solares y es efectiva para aliviar la piel que ha estado expuesta al sol.
* Aceite de oliva: es beneficioso por su baja concentración de grasas y humectará la piel sin aumentar el nivel de grasa.

Para preparar un bloqueador:

* Gel de sábila: porque ayuda a prevenir quemaduras solares y es efectiva para aliviar la piel que ha estado expuesta al sol.
* Aceite de Almendra: porque también evita quemaduras en la piel.

Para obtener la tintura:

* Tomaremos la hoja de sábila entera, la licuaremos hasta que todo esté bien combinado, le agregaremos alcohol y luego la colaremos. Obtendremos la tintura que es útil para infecciones y otros usos en nuestra piel.

Para obtener té:

* Dejaremos secar la cáscara y de ahí debemos calentarla hasta que esta deje muchas de sus propiedades en el agua. Es bueno para prevenir enfermedades pues actúa sobre el sistema inmunológico.

Para obtener el gel de sábila:

* Tomaremos la hoja de sábila y le extraeremos el cristal. Luego lo licuaremos hasta obtener un líquido. Lo dejaremos reposar hasta que desaparezca la espuma. Después lo colaremos y obtendremos el gel que es bueno para prevenir arrugas, para utilizarlo en el cabello y muchas otras aplicaciones.

Para obtener una mascarilla:

* Guardaremos lo que nos queda después de colar la tintura que preparamos anteriormente y la mezclaremos con miel y con aceite de almendra.

4. Experimentación.

Para obtener los productos que requeríamos, experimentamos mezclando las sustancias mencionadas anteriormente.
En Nuestra experimentación para conocer los beneficios de la sábila, la realizamos a base de la sábila cruda. Es decir que si logramos comprobar sus propiedades mientras está cruda, entonces sabremos que realmente funcionará en los productos que realizamos a base de ella. Aunque pudimos tratamos de experimentar con la todos los productos que poco a poco realizamos. Realizamos lo siguiente:

* Elegimos a un voluntario para que se aplicara el gel sobre el rostro por varios días durante la noche.
* Una voluntaria utilizó el gel sobre su cabello.
* Otro voluntario utilizó la tintura sobre una infección que tenía en su piel.
* Otro se aplicó tintura a la vez que se hacía masajes sobre sus músculos afectados por una caída.
* Otro tomó té de sábila todos los días, en las mañanas.
* Otro utilizó nuestro bloqueador para dar un caminata al medio día.

Resultados
Al mezclar las sustancias mencionadas obtuvimos los siguientes resultados:

* Al mezclar el aceite de oliva, la sábila y la canela: obtuvimos una sustancia pastosa que es utilizable sobre la piel como lo esperábamos, un bronceador.
* Ocurrió igual con el aceite de Almendra y la sábila.
* Al mezclar la sábila, la glicerina, la miel, avena, NaHCO3, obtuvimos una masa pastosa utilizable como jabón, aunque no perfecta.
* Obtuvimos la mascarilla de mezclar los residuos de la tintura con miel y aceite de almendra.
* El gel nos salió perfectamente utilizable para nuestros propósitos.
* Al secar las hojas de sábila obtuvimos lo necesario para poder hacer té.
* La tintura es buena para utilizarla en nuestro experimento.

En la aplicación de los productos que obtuvimos sobre las personas los fueron bastante claros, a pesar de el poco tiempo que utilizamos para realizarlos.
En el voluntario que utilizó gel sobre su rostro, pudimos observar un cambio. No era muy evidente, pero pudimos notar un cambio ya que muchos granitos estaban secando. Quizá si hubiéramos tenido más tiempo de observación habríamos tenido resultados mucho más claros.
En la chica que utilizó el gel sobre su cabello, notamos un poco más de suavidad. Aunque como en el caso anterior necesitamos mucho más tiempo para observar resultados más claros. Pero nos quedó por seguro que el gel de la sábila ayuda a suavizar el cabello.
El que utilizó la tintura sobre la infección en su piel, nos comentó que aún no se la había quitado, pero que había dejado de sentir picazón en esa área.
El que lo utilizó para masajes en sus músculos nos mencionó que había tenido una reducción en el dolor que sentía.
El que tomó té, dijo que no había sentido ningún cambio en su estado físico. Pero opinamos que para poder darnos cuenta de qué cambios había ocasionado el té, necesitaríamos realizar un examen más profundo de esta persona. Además como mencionamos es evidente que se necesita más tiempo para obtener resultados visibles.
El que utilizó nuestro bloqueador nos dijo que no sabía qué efecto había tenido la sábila sobre su piel, pero que evidentemente no estaba quemado.

5. Conclusiones y Recomendaciones

Después de realizar toda esta investigación, llegamos a las siguientes conclusiones:
Para preparar los productos a base de sábila, debemos tomar mucho en cuenta las sustancias que utilizaremos para obtener excelentes resultados.
Al probar los productos no se pueden observar resultados si utilizamos poco tiempo para realizar la experimentación.
La sábila demostró ser excelente para tratar problemas de piel como el acné, infecciones y arrugas. Así como manchas y otras.
En el tratamiento del dolor muscular demostró favorecer el estado de la persona afectada.
La sábila es un buen aislante de los rayos ultravioleta.
La sábila mejora el estado físico de quien la ingiere.

Recomendaciones
El Cultivo del Aloe
Como el aloe vera crece en climas cálidos de tipo desértico, sus principales enemigos naturales son: el exceso de agua y el frío por debajo de los 10º C. Por contra es muy resistente a las plagas y a la falta de agua.
Para evitar las malas condiciones atmosféricas, es conveniente plantar el aloe en lugares resguardados. No obstante, requiere mucha luz, aunque no es preferible que no esté expuesta de forma directa.
El terreno tiene que ser arenoso, aunque no es una condición imprescindible, ya que también crece en óptimas condiciones en tierras volcánicas, como es el caso de las Islas Canarias. Lo que sí es muy importante es que el terreno tenga un buen drenaje y sea ligeramente ácido.
La siembra debe realizarse dejando una distancia de dos metros entre una planta y otra, ya que el aloe echa grandes raíces y pueden llegar a enredarse unas con otras, quitándose así los recursos naturales o fusionarse hasta convertirse en marañas de matas que se ahogan entre sí. La reproducción es por estolones, siendo el otoño la mejor época del año para llevar a cabo este proceso. Nunca debe realizarse en invierno.
El riego no es un elemento imprescindible, gracias a su gran resistencia a la falta de agua. Aún así, es recomendable regarla con poca agua, lo que nos permitirá dos recolectas anuales. En caso contrario, sólo podemos cortar hojas una vez al año.
Si se desea tener una siembra personal en casa debe realizarse de la siguiente manera. Para su cultivo, es mejor hacerlo en maceta de barro en vez de plástico. Este lo llenaremos con tierra normal de jardín con un 50% de turba, a partes iguales. En el fondo pondremos un drenaje de dos dedos de grava. Se cubrirá la planta hasta el nacimiento de las hojas, esperando un par de semanas, para empezar su riego, así dará tiempo a cicatrizar sus heridas durante el trasplante. Situar la planta en lugar soleado y cálido, donde tenga mucha luz de sol. En el invierno, la protegeremos del frío. Su reproducción mediante hijos que le nacen alrededor. Cuando estos tengan una altura de cuatro dedos, se han de separar de la planta adulta. Lo podemos hacer de dos maneras: Hurgando con los dedos, hasta encontrar su unión de madre e hijo, y la otra, sacándola totalmente de la maceta, separándola de la madre con más precisión y con todas sus raíces, aprovechando así, para recortar las raíces de la planta madre, si es que las tiene demasiado largas, y añadiendo abono vegetal orgánico en la tierra al plantarlo de nuevo.
Hay que recordar, que no se puede regar durante las dos primeras semanas después de su transplante.
Los hijos se dejan secar las heridas, durante un par de semanas, sin exponerlos al sol directamente, pudiendo plantarlos individualmente en maceta.
Hay muchos tipos de Aloe. Para evitar, que la planta se pueda polinizar por otra clase de Aloe y las semillas se vuelvan híbridas, hay que asegurarse que no hay otros aloes cerca (recordar, que el viento es un agente polinizador muy activo). Si no se tiene la seguridad que esto pueda suceder, hemos de cortar la vara de la flor a media altura, por debajo de donde están las flores, antes de que se abran. El resto de la vara, lo sacaremos fácilmente, cuando esta quede seca.
Todas las plantas de Aloe tienen propiedades curativas, sobre todo las adultas de tres años aproximadamente desde que han hecho la flor.

Advertencia:
Hay distintos tipos de aloe que no deben mezclarse, porque se corre el riesgo de polinizar unas plantas con otras, creando híbridos que desvirtúan las características del aloe que queremos obtener. En caso de no estar seguros de que esto pueda ocurrir, la mejor opción es cortar la vara de la flor a media altura, por debajo de donde están las flores, antes de que se abran. El resto de la vara lo sacaremos fácilmente, cuando esta quede seca.
El aloe es como un ser vivo, por tanto nace, crece y se reproduce. Esto significa que de la primera semilla que frota saldrá una planta madre, de cuya raíz nos pueden salir otras plantas de aloe consideradas sus hijos. Estos hijos deben ser cortados de raíz cuando tengan la altura adecuada (unos cuatro dedos), para ser replantados a la distancia pertinente, de forma individual.
Las propiedades curativas del aloe se manifiestan cuando la planta llega a la edad adulta, hecho que sucede a los tres años, aproximadamente desde que han hecho la flor.

Recolección
La recolección debe realizarse cuando el aloe tiene entre dos y cinco años, es decir, cuando es una planta adulta. El corte hay que hacerlo sobre las hojas más bajas, exteriores y más próximas a la tierra, porque son las más viejas y tienen concentradas todas su propiedades curativas. La herida cicatriza sin alterar el crecimiento de la planta.
La cosecha podrá tener dos cortes si se riega, si no sólo podrá cortarse una vez al año. Los cortes se harán en los meses de febrero y marzo el primero, y de septiembre y octubre el segundo. En definitiva, tendrá que haber una duración de seis meses entre corte y corte.
Si se guardan todas las condiciones expuestas en estas páginas, la planta del aloe vivirá bastantes años, pudiéndole sacar un rendimiento óptimo e incluso ampliar la cosecha de forma sistemática con las nuevas semillas y "descendencia" producida por el aloe.

Tratamiento
Las células del pericyclic localizadas en la parte más alta de los bultos vasculares contienen un líquido amarillo conocido como la savia amarilla o látex. Este material contiene altas concentraciones de aloin y similares de anthraquininones, lo que ejerce una poderosa acción laxante cuando se ingiere.
Para evitar contaminar el filete interior con la savia amarilla se desarrolló el método tradicional de fileteado a mano del aloe vera. En este método se corta con un cuchillo afilado la base de la hoja en aproximadamente una pulgada, así como también se corta una superficie de entre dos y cuatro pulgadas de la parte superior de la hoja, y las partes laterales en las que se encuentran pequeñas espinas.
Una vez pelada la hoja, se introduce un cuchillo en la capa de la jalea que se encuentra pegada a la hoja y se quita la parte superior; la misma operación se realiza para la parte inferior. Una cantidad significativa de jaela que se mantuvo adherida a la hoja se desecha. El filete obtenido, ya limpio, se establece en la cubierta de la mesa de fileteado. Esta es una situación crítica, ya que la concentración más alta de elementos potencialmente benéficos del aloe vera se encuentran en estos filetes. Esta carpa representa a los elementos benéficos sintetizados en las células vasculares cuyo poder proviene de la energía proporcionada por la fotosíntesis.
Los materiales de la capa de la jalea subsecuente a su síntesis se distribuyen en las células de almacenamiento del filete, un proceso que está acompañado por disolución proporcionada por el agua, almacenada en las células. El filete consta de más del 99% de agua.
Como todo este proceso del fileteado es muy laborioso se han diseñado máquinas capaces de imitarlo, pero generalmente el producto contiene más altas cantidades de laxantes anthraquinone que las que contiene el aloe vera fileteado a mano de la forma tradicional.
También existe otro proceso de gran eficacia para obtener jugos de la savia del aloe más eficaces. Éste es el de la hoja entera, que actúa de la misma manera para remover la base y la punta de la hoja de aloe, que el fileteado tradicional. Luego se corta la hoja en secciones y se deposita sobre un lugar adecuado para continuar con el proceso, donde el material es tratado con productos químicos especiales que rompen la estructura hexagonal del filete liberando los elementos que lo constituyen. Por medio de una serie de ásperos filtros y pantallas o pasando a través de una máquina para hacer jugos, las partículas de la cáscara son removidas. Después el jugo sale a través de varias columnas de filtros las cuales remueven los agentes laxantes indeseables.
Todo este proceso, desarrollado adecuadamente, puede producir un jugo rico en componentes virtualmente libre de los elementos laxantes.

6. Bibliografía

http://www.aloe-vera.org
SOSA, Reinaldo El poder medicinal de las plantas. III ed. Gráficas Reunidas S.A.
C/Alcalá- Madrid- España.

Por:
Calderón, Johana, Castillo, Nazareth, De León, Zoila, Escala, Renán, Navarro, José, Quezada, Lourdes, Rodríguez, Fernando, Salado, Farha, Smith, José, Vansteenwyk, Mathew
Proyecto de Biología
Presentado a
Prof. Mariela de Escala
REPÚBLICA DE PANAMÁ
Ministerio de Educación
Colegio Rodolfo Chiari

Trabajo enviado por:
Nazareth Estrella Castillo Pimentel
taxbeat@hotmail.com